Posts Tagged ‘Desarrollo personal’

Lo que quiero ahora

Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sana que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.

Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.

Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo.

Fuente: Ángeles Caso. Magazine 19/01/2012.

Una magistral lección de Caoching en “El Discurso del Rey”

“El Discurso del Rey”, una historia que merece la pena ser analizada desde la óptica del Coaching

La película, El Discurso del Rey, trata sobre el angustioso tartamudeo del Rey de Inglaterra, Jorge VI, y en ella se pueden encontrar múltiples consejos y apreciaciones sobre el desarrollo personal, la superación, el esfuerzo y sobre todo varias técnicas de coaching aplicadas por un humilde terapeuta.
    La película, gran triunfadora de los Oscar 2011, presenta cuestiones como la frustración que puede condicionar negativamente la existencia personal y que se supera con esfuerzo,  amistad, responsabilidad y confianza.
    En realidad, las carreras profesionales están llenas de bloqueos, aprendizajes, retos, caídas, superaciones y vuelta a empezar. La película es un gran ejemplo de como se puede aprender y ejercitar la habilidad de hablar en público, superar el miedo escénico, enfrentarse a la audiencia, utilizar un micrófono y en general dominar el arte de la comunicación.
    Toda la película se convierte en una aplicación práctica del modelo coaching. Se trata de un emocionante ejemplo de cómo gestionar y trabajar en habilidades como la claridad, el consenso, el compromiso y el autocontrol. El principal objetivo es que desaparezca el tartamudeo del monarca en público y pueda vencer sus miedos de la infancia y servir a su nación en unos momentos clave para la época.
    En el film podemos ver, en diferentes momentos, dinámicas que se manifiestan en los procesos de coaching:
    • El coachee es tratado como un auténtico otro, como una persona completa, con sus historias, sus dolores, sus deseos, sus creencias y sus prácticas.
    • La etapa de acuerdos, de establecer reglas de juego.
    • La indagación de las inquietudes, los modelos mentales, el entorno.
    • La confidencialidad de las conversaciones que ocurren en la relación.
    • La toma de conciencia de la situación, de las creencias, de las historias, del contexto.
    • Las prácticas recursivas para el aprendizaje de nuevas maneras de actuar.
    • El respeto mutuo.
    • El desafío respetuoso para atravesar situaciones.
    • El reconocimiento por los logros.
    • La presencia, el estar al servicio del otro.
    • La coordinación de acciones con otros.
    • El impacto sistémico en el entorno y la posibilidad de la transformación coherente.
    • La toma de conciencia de lo obvio, el poder de la palabra, del discurso, la relación sistémica coherente de las conversaciones y las emociones, ocurriendo todo eso en la corporalidad.
    Te invito a que analices la película desde esta perspectiva y aportes tus comentarios.
    Rita González
    Executive Coach

Cómo escuchar con naturalidad

“Si desea usted conocer algo acerca de una persona, simplemente vaya y pregúntele … puede que se lo diga” George Kelly

 

 

George Kelly creía que aunque el mundo  era algo real y no un producto de nuestra imaginación, cada persona está intentando encontrarle sentido, y consiguiéndolo sólo en parte. Todos nosotros estamos constantemente construyendo nuestra propia concepción del mundo y existe una variedad infinita de teorías y percepciones. A estas teorías las podemos llamar concepciones personales, y se trata de nuestro mapa personal, es decir, nuestra forma única e individual de comprender el mundo. Bien es cierto, que tenemos puntos en común  con otros, pero sólo nos comunicamos correctamente cuando tenemos una cierta idea de su sistema de valores y del nuestro propio.

Saber escuchar con naturalidad es saber escuchar ingenuamente. Esto implica lo siguiente:

  • Creer que lo que la otra persona dice es cierto para él o ella;y
  • Dejar nuestra propia concepción del mundo es suspenso, con objeto de poder comprender la concepción personal de la otra persona.

A la mayoría de nosotros nos resulta esto muy difícil. Cuando escuchamos a otros, solemos traducir de forma interna lo que están diciendo para ver hasta qué punto se acopla o adapta a nuestras propias ideas. A veces nuestras ideas, prejuicios y supuestos interfieren de tal forma que, cuando deberíamos estar escuchando, en realidad estamos pensando “¿Por qué me está contando esto? o “Ya estamos otra vez dándonos bombo”. El resultado es que apenas escuchamos lo que se nos dice.

Para resolver este problema, puede resultar muy útil, convertirse, al menos durante un rato, en un oyente ingenuo.

Rita González

Executive Coach

Las palabras condicionan nuestras conductas

Con cierta frecuencia mantenemos un lenguaje interior mantenido desde parámetros negativos, tipo: no puedo, no soy creativo, no tengo tiempo o dinero, etc.… Usamos negaciones y/o proposiciones que cierran, en lugar de abrir posibilidades como: nunca voy a lograr mis objetivos,  toda mi vida ha sido una lucha difícil para conseguir lo que quiero, etc.

Quiero enfatizar la enorme importancia de reformular estos conceptos.
La palabra es el segundo nivel de creación (pensamiento/palabra/acto) y si la utilizamos mal se nos hace muy complicado remontar la fase de construir cualquier cosa.
COMUNICACIÓN INTERPERSONAL

Las palabras y pensamientos condicionan nuestros comportamientos

Entonces, escúchate,  habla contigo mismo y con otros. Escribe tus pensamientos negativos o cerrados y reformúlalos hacia otros positivos y abiertos y úsalos!! De lo contrario seguirás en ese discurso negativo.
Tu cerebro es más poderoso que una sofisticada computadora a tu servicio. Él responde con precisión a la forma cómo te hablas a ti mismo y a las preguntas que te haces.
¿Cuál es la pregunta que te haces cuando te encuentras ante un problema o una situación difícil?
Si te preguntas:
- “¿Por qué soy siempre tan estúpido?”   “¿Por qué tengo tan mala suerte?” “¿Por qué a mí todo me sale mal? “ “¿Por qué nadie me tiene en cuenta?”
Tu mente te recordará todas las razones para sentirte desafortunado. O te enfocará en los aspectos difíciles y desagradables de tu vida.
Todas éstas son preguntas que te inducen a generalizar o exagerar lo difícil y sobre todo a desconocer o menospreciar tus cualidades y recursos. Además notarás cómo las respuestas a estas preguntas te dificultarán la resolución de cualquier problema y por encima de todo generarán en ti autocompasión, aislamiento, culpa y resentimiento. Lo peor de todo es que te sentirás sin poder ante esa adversidad específica.
Si en cambio  haces preguntas del tipo:
- “¿Qué hice mal?” o “¿Cómo hago para no repetir este error?” “¿Cómo puedo salir fortalecido de este problema?” “¿En qué áreas tengo que prepararme mejor?” “¿Qué cualidades o recursos tengo que me ayudarán a encontrar una salida?”
Tu mente se enfocará en lo que depende de ti, te ayudará a definir tu problema y tus recursos de una manera más constructiva. Estas preguntas te ayudarán a sentirte más fuerte y optimista con más control en tus resultados.
Los científicos e investigadores del comportamiento han determinado que las personas que logran mejores resultados se hacen con frecuencia preguntas positivas ante las situaciones difíciles.
Recuerda, te puedes hacer preguntas que te debiliten o preguntas que te fortalezcan.
Te invito a observar el poder de tus preguntas, a estar más consciente de tu propio lenguaje interior y a disfrutar de las diferencias.

 

Rita González

Executive Coach

Page 2 of 2«12