Aprende a descarga la mochila del pasado

Avanzar en nuestra aventura  por la vida, requiere dejar de cargar con creencias, prejuicios, modelos que tanto nos pesan y que resultan ya anticuados.

En nuestra aventura por  la vida, todos llevamos un equipaje, más o menos pesado, más o menos útil, que en determinados momentos empujamos, cargamos o arrastramos, y que de alguna manera condicionan nuestra hoja de ruta  por la vida, favoreciendo o dificultando nuestro crecimiento tanto personal como profesional. Si buceamos en él, nos encontraremos con la mayoría de nuestros recuerdos, experiencias antiguas de distinta índole; unidas a emociones, vivencias, datos, ideas, juicios, aprendizajes  y sentimientos que hemos absorbido, casi sin darnos cuenta a lo largo del recorrido por la vida.

Esta carga de memoria y emociones va con nosotros a todas partes e influye en todas nuestras actividades, decisiones y relaciones. No hace coger un camino u otro, nos empuja a reaccionar de una u otra manera, nos condiciona a actuar  adecuada o inadecuadamente, ante determinadas situaciones.

Salvo que nos paremos a reflexionar, pasa inadvertido el poderoso influjo que puede tener este equipaje emocional y cognitivo sobre nosotros. En definitiva, somos poco conscientes de las lentes con las que miramos nuestra realidad, teñidas por el color de nuestro equipaje.

No se trata de deshacernos de todo nuestro equipaje, simplemente es animarnos a colocar la mochila de vez en cuando, como si de otro nuevo viaje se tratase. El ejercicio es muy sencillo;  simplemente es abrirla y, con coraje analizar su contenido, intentando ser más conscientes de lo que llevamos cargando día a día: cada idea, cada creencia, cada prejuicio, cada emoción, cada hábito. Siendo capaces de vaciar del equipaje aquellas cosas que ya no nos son útiles, esos esquemas que han quedado obsoletos, para seguir nuestra siguiente etapa con una mochila  más ligero pero más útil.

Si queremos vivir una vida más plena y  en equilibrio, es hora de poner en práctica la limpieza de nuestra mochila, aunque sólo sea para hacer hueco a las nuevas experiencias y aprendizajes.

Rita González,    Executive Coach

 

Tags:

Comments are closed.