Gestión de Planes de Igualdad en la Empresa

Somos especialistas en el diseño e implatanción de Planes de Igualdad en la Empresa.

El procedimiento  Rgf  Igualdad para el  diseño e implantación de la igualdad de género en la empresa está constituido por una secuencia de trabajo en cinco fases: preparatoria, de diagnóstico, de diseño del plan de igualdad de género, de implementación y de evaluación. Todas ellas completan un ciclo de trabajo.

 

Rgf Igualdad se sustenta en un proceso continuo de búsqueda de la excelencia respecto a la incorporación de la igualdad de género en la organización y la actividad empresarial. Así, una vez recorrido y completado el itinerario hasta la fase de evaluación, se puede iniciar un nuevo ciclo de mejora, con la determinación de futuras áreas de intervención y la estrategia a seguir plasmada en un nuevo plan de trabajo.

  • ¿Qué objetivos se plantea?

Rgf  Igualdad se ha diseñado desde la premisa de que las actuaciones y los  procesos destinados a la integración de la igualdad de género a través de la implantación de planes de igualdad en las empresas,  se realice de forma sistematizada y homogénea, bajo estándares de calidad y garantizando el cumplimiento de la normativa vigente.

 

  • ¿En qué principios de sustenta?

Rgf Igualdad como modelo de intervención, se sustenta sobre la base de los siguientes principios rectores:

IGUALDAD entre mujeres y hombres.  Entendida como ausencia de barreras fundamentadas en el sexo de las personas, para que unas y otros participen en cualquier ámbito en función de sus competencias y características.

 

LEGALIDAD, en lo que se refiere al cumplimiento de la normativa vigente sobre igualdad de género en el ámbito empresarial (LO 3/2007 para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, normativa de empleo, formación continua, seguridad y salud en el trabajo, etc.).

 

RESPONSABILIDAD. Las empresas se convierten en protagonista  de la calidad de vida de las personas que trabajan en ella.

RENTABILIDAD para la empresa, relacionada con la gestión óptima de las personas y los procesos. La incorporación de la igualdad, lejos de ser un obstáculo  para la empresa, aporta valor al capital humano y, consecuentemente, un mejor aprovechamiento de los recursos y control sobre los procesos.

 

CALIDAD, ya que  Rgf Igualdad está basado en procedimientos  estandarizados para incorporar la igualdad de forma eficiente y eficaz. Se ha diseñado bajo estándares que aseguren en cualquier circunstancia un control sobre los procesos y unos resultados óptimos. Por ello, se trata de un modelo sistemático con una secuencia de puesta en marcha, desarrollo, seguimiento, evaluación y validación.

 

  • Metodología y agentes que intervienen

 

Rgf Igualdad se basa en una adaptación de la metodología conocida como Planificar –Hacer–Verificar–Actuar (ciclo PDCA). Esta metodología se aplica en un proceso de búsqueda de la mejora continua en la integración de la igualdad de género en las empresas.

 

Rgf Igualdad es  un modelo participativo. Requiere del compromiso y la implicación de todas las personas que componen la empresa, en función de la fase o momento de trabajo del que se trate.

En general,  los agentes que intervienen y sus funciones se resumen en el siguiente cuadro:

  • Pilares de Rgf Consultoría de Igualdad

Los cuatro pilares sobre los que se sustenta Rgf Igualdad  son: la colaboración, transparencia, consenso y capacitación. De su aplicación depende en buena medida el éxito o  fracaso del proceso de acompañamiento a las empresas que quieren implantar la igualdad de género. Todos ellos han de ser tenidos en cuenta a lo largo de todo el trabajo:

 1. LA COLABORACIÓN. Iniciar el camino para la incorporación de la igualdad de género requiere un conocimiento y análisis exhaustivo de la empresa desde la perspectiva de género. Este proceso despierta en no pocos casos ciertas reticencias por parte de la empresa que tienen que ver con el reconocimiento de la existencia de prácticas empresariales discriminatorias, aunque éstas se realicen de forma involuntaria. Es importante mostrar permanentemente una actitud de apoyo y colaboración en un proceso de aprendizaje, no inquisitoria o  auditora.

 2. LA TRANSPARENCIA. Es un requisito fundamental para la participación de todas las partes interesadas y para la implicación de las personas que componen la empresa a todos los niveles. Crear procesos transparentes e informar adecuadamente ayuda a eliminar reticencias y aclarar planteamientos erróneos respecto a las razones que llevan a la empresa a iniciar este proceso y los objetivos que la orientan.

 3. EL CONSENSO de todas las partes. Si bien, con carácter general, la dirección de la empresa establece los parámetros y prioridades de actuación, elaborar un plan de igualdad de género desde el consenso con todos los grupos interesados (plantilla, representación sindical, empresas proveedoras, etc.) asegura en buena parte el éxito en la implantación y el impacto positivo del mismo.

 4. LA CAPACITACIÓN del equipo consultor en materia de género e igualdad entre mujeres y hombres. Especialmente su nivel de conocimiento y experiencia de trabajo en el ámbito de la igualdad en las organizaciones empresariales. Ésta es la premisa fundamental para el acompañamiento en la implantación de planes de igualdad. Además, la formación en materia de igualdad de género a agentes clave y a la plantilla es una condición imprescindible para iniciar un proceso de mejora continua en la incorporación de la igualdad de género en la empresa.

  • Fases de intervención

Como se ha mencionado Rgf Igualdad se articula en una secuencia de trabajo en cinco fases: preparatoria, de diagnóstico, de diseño del plan de igualdad de género, de implementación y de evaluación. Las actividades relacionadas con la comunicación y la formación se proponen como un elemento transversal a todo el proceso

A continuación se presenta de forma gráfica la secuencia de fases y los pasos a dar en cada una de ellas: