No llevarse trabajo a casa

Saber dar por acabada la jornada laboral no sólo mejora nuestra vida personal y privada; también incrementa nuestra producción y la satisfacción laboral.

Llevarse tareas a casa agudiza la sensación de estrés y dinamita el ambiente familiar. Os presento algunos consejos para hallar el equilibrio entre la vida laboral y privada:

  • Establecer límites horarios. Es importante fijar y respetar el horario de trabajo, no alargarlo. En el caso de que nos veamos obligados a dedicar más tiempo del que dicha jornada laboral nos corresponde, conviene establecer también el límite de tiempo de trabajo extra que estamos dispuestos a realizar.
  • Separar espacios. Acostumbrate a realizar las tareas sólo en el puesto de trabajo. En el caso de que trabajes en casa, restringe el espacio profesional a un despacho y no permitas que los asuntos pendientes salgan de él para aterrizar en el salón o en el dormitorio.
  • Cambiar de ropa. Considera la posibilidad de tener un atuendo formal para las horas de trabajo y otro más cómodo para el tiempo libre, ya que el cuerpo identifica el cambio de ropa con las fases de obligación y las de descanso.
Rita González
Executive Coach

Tags: , ,

Comments are closed.