El éxito del trabajo en equipo está en ti

Decir que conseguir verdaderos equipos de trabajo es clave para que los proyectos funcionen, se consigan alcanzar los objetivos e incluso se mejoren los resultados esperados es ya un tema muy manido cuando se habla de la importancia del trabajo en equipo en las organizaciones. A pesar de todo ello, del gran esfuerzo que ponen muchas empresas en lograrlo e intentar generar un clima que lo potencie, la realidad es que ese pilar fundamental sigue fallando en muchas organizaciones.

Aunque en ocasiones la crisis en la que nos hayamos sumidos genera una mayor tensión en la empresas que se refleja consiguiendo una mayor implicación de los trabajadores; desafortunadamente, este giro no siempre da los frutos deseados, porque en ocasiones, se acaba desaprovechando el gran potencial que existe porque no se aúnan esfuerzos, visiones y conocimientos por conseguir un objetivo común.

Después de tener la oportunidad de conocer muchos equipos de trabajo, si hay una conclusión que he podido sacar, es que siempre que se organiza un seminario sobre este tema (aunque las personas que participen en él estén conviviendo de manera permanente en el día a día), existe una realidad común bastante generalizada, que es, el ver que sigue habiendo grandes individualismos a la hora de pensar en la ejecución del trabajo. La idea de que la visión de cada uno de nosotros es la mejor, nuestra experiencia, nuestros conocimientos y nuestro buen hacer son los que más aportan a la Organización, es muy difícil de cambiar. Si a este pensamiento le unimos en una gran mayoría de los casos, las ideas preconcebidas sobre las personas así como un gran desconocimiento sobre el resto de compañeros, sobre sus habilidades, conocimientos, sus objetivos personales y profesionales…, el resultado final es el que obtenemos diariamente en las empresas. Donde los fallos no son propios sino siempre de otros compañeros, donde si las ideas no fluyen la responsabilidad es de otros, donde si los objetivos no se cumplen cada uno hizo lo que pudo; y si no se consiguen nuevos proyectos o unos más rentables, no podemos perder de vista recordar esta gran crisis que junto a otra serie de factores internos de la empresa, son los causantes de esa falta de ventas o de problemas.

¿Qué clase de acciones se pueden comenzar a poner en marcha para romper con esta inercia? Tras impartir muchos seminarios de trabajo en equipo, soy consciente de la gran diferencia que existe en el grupo cuando comienza un seminario de trabajo en equipo y cuando este finaliza. Lo más llamativo de esto, es que ese cambio se produce con muy pocas horas de diferencia en una gran mayoría de los casos. Y… ¿Por qué se consigue? En muchos casos, porque las personas nos vamos conociendo en un entorno más distendido. Durante ese tiempo, nos damos cuenta de que esa imagen prefijada que teníamos de la otra persona, al final no era como nos la habíamos imaginado y en ocasiones esta nueva percepción mejora nuestro estereotipo inicial. Durante este encuentro podemos observar que estos otros compañeros también tienen buenas ideas, que buscan un objetivo similar al que cada uno de nosotros tenemos (que en muchos casos es conseguir los mayores éxitos para la empresa) que incluso podemos pasar un rato agradable juntos y que hasta empezamos a tener más confianza para hablar de muchos otros temas.

Afortunadamente, tras ese tipo de encuentros, las relaciones personales entre los compañeros mejoran y cuando salimos del curso, también tenemos ocasión de compartir, comentar y poder trabajar en otros proyectos profesionales dándonos cuenta de que no sólo el único profesional soy yo y mis cuatro compañeros de trabajo, con los que tomo café todos los días, sino que también estoy rodeado de grandes personas con las que además de poder empezar a compartir el café en otros momentos, también puedo confiar para desarrollar otro tipo de proyectos. Así, podemos intercambiar ideas y puntos de vista, además de empezar a trabajar de forma mucho más coordinada y positiva en los proyectos.

Si estoy segura de que algo bueno sale de esa experiencia es, al menos, de cara a la empresa, el conseguir unos mejores resultados; y desde el punto de vista personal, disfrutar más en el día a día rodeado de buenos profesionales, que seguro que van a hacer que nuestro día a día sea un poquito más feliz. Independientemente de las actividades que organice la empresa, tú también lo puedes conseguir y no necesitas que formalmente existan estos encuentros, siempre tienes oportunidades a la hora del café y de la comida entre otras, para coincidir con otros compañeros, ¿te animas a descubrirlo?

Elena Martín  http://www.futuver.com/index.php/en/blog/item/el-exito-del-trabajo-en-equipo-esta-en-ti

Tags: ,

Comments are closed.