Descubre cómo reinventarte para mejorar tu situación laboral

Todos sabemos que la formación es una necesidad constante. Sin embargo, hay momentos críticos en los que no basta con aprender cosas nuevas. En un entorno sometido a profundos cambios, en lo profesional o en lo personal, quizás ha llegado el momento de “reinventarse”. Del todo.

¿Quieres saber cómo? A continuación te resumimos los puntos esenciales a los que se recomienda prestar mayor atención:

1º Comprende tu mercado

Hay mucha información disponible en Internet y en las librerías sobre “cómo descubrirte a ti mismo”, ya sea con enfoque laboral, personal, o ambos. Sin embargo, el éxito no se basa exclusivamente en el auto-conocimiento. Para encontrar oportunidades, además, tenemos que satisfacer las necesidades y expectativas de los demás, y establecer una comunicación eficaz con ellos: clientes, empresas, socios…

¿Cuáles son esas necesidades y expectativas? ¿Qué demandan las empresas del sector en el que quieres trabajar?

Obtener esa información es fácil, pero requiere investigar y documentarse a fondo:

  • Primero, decide en qué sector de actividad te vas a centrar (normalmente el tuyo, pero quizás quieras cambiar…). Y recuerda el refrán “el que mucho abarca poco aprieta”.
  • Mira qué ofertas de trabajo publican las empresas de ese sector, y fíjate en los perfiles y en los requisitos. No estudies solo las ofertas que encajan con tu perfil actual, porque ese enfoque te ocultará gran parte de la información que te falta. Intenta entender qué necesitan las empresas, desde una perspectiva amplia. Se trata de ver por dónde van sus necesidades; el “cómo encajas tú en ellas”, o “qué tendrás que hacer para encajar” viene después.
  • Busca en Internet los sitios que tengan información sectorial, tanto los enfocados a la empresa como a los trabajadores y usuarios: asociaciones, publicaciones, sindicatos, instituciones, etc.
2º Conócete a fondo y hazte las preguntas adecuadas

La mayoría pensamos que nos conocemos bien a nosotros mismos. Sin embargo, ¿nos hemos tomado el tiempo necesario para ordenar nuestras ideas al respecto?

Pregúntate:

  • Qué quieres hacer
  • Qué sabes hacer mejor
  • Cuáles son tus fortalezas
  • Cuáles son tus debilidades

3º No descuides tu desarrollo personal

Es posible que sepas mucho sobre tu especialidad profesional, y que tengas mucha experiencia, pero recuerda: tu vida profesional está muy condicionada también por tu relación con los demás y por tu actitud.

¿Has descuidado tus habilidades sociales? ¡Refuérzalas!

Si tienes aspiraciones que implican liderar a otros, hablar en público, desenvolverte en situaciones estresantes… ¿estás preparado para hacerlo?

Recuerda que no se trata solo de cómo eres, sino también de cómo te ven los demás.

En una entrevista de trabajo, tu capacidad para comunicarte con el entrevistador y tu actitud pueden tener una importancia decisiva.

4º Recicla tus conocimientos, y adquiere otros nuevos

Si acumulas experiencia, o incluso si eres reconocido y apreciado por tu trabajo, no te confíes. La experiencia es muy importante, pero si no actualizas tus conocimientos, dejará de tener valor. Por otro lado, ser experto en una especialidad que ya no tiene demanda, como sucede cada vez con más frecuencia, sirve de bien poco.

Todos tenemos algo que aprender, y en un contexto laboral como el actual, con frecuentes cambios tecnológicos y un flujo interminable de nueva información, hay que aprender constantemente.

Si has hecho lo necesario en lo relativo a los puntos anteriores, ya habrás descubierto:

  • (a) qué demanda tu mercado
  • (b) qué ofreces (y qué quieres) tú

Plantéate resolver la diferencia entre (a) y (b) a través de la formación.

Sistematiza tus necesidades formativas y elabora un plan. ¡No se puede aprender todo a la vez!

5º Recuerda que “buscar trabajo es un trabajo”

Seguro que has oído esta frase muchas veces. Con frecuencia, se interpreta como una llamada a la “dedicación” y la “autoexigencia”, pero no se trata solo de eso. La búsqueda de empleo requiere usar herramientas, habilidades, métodos, e incluso adquirir conocimientos relacionados con el propio proceso de búsqueda. ¡Es casi un oficio más!

Ante todo:

  • Documenta bien tus habilidades, méritos e historial profesional y académico
  • Cuida tus relaciones públicas, tanto online como offline
  • Saca partido a las redes sociales profesionales
  • “Mima” tu “branding personal”: presta mucha atención a la imagen que das en tus perfiles en redes sociales; si tienes conocimiento que aportar, plantéate escribir un blog
  • Asegúrate de que estás preparado para afrontar con éxito una entrevista de trabajo
  • Aunque tu oficio no sea tecnológico, no descuides tu vinculación con la tecnología. ¡Eres un ciudadano del siglo XXI! Sea cual sea tu especialidad, es muy probable que Internet y las nuevas tecnologías tengan un papel importante en tu búsqueda de empleo
6º Nunca subestimes la importancia del networking

Busca iniciativas de networking en tu entorno, tanto físico como virtual, especialmente si eres un profesional independiente o tienes un negocio.

Conocer personas relacionadas con tu actividad y construir una relación con ellas es una de las maneras más eficaces de generar oportunidades.

7º Evalúa la posibilidad del “autoempleo”

El análisis de tu mercado y de tus propias habilidades y expectativas, quizás te lleven a plantearte la posibilidad de emprender tu propio proyecto. Recuerda que crear un negocio o convertirte en profesional independiente requiere adquirir otrosconocimientos específicos, aparte de los propios de tu actividad.

http://mecenium.com/blog/profesional-empleo/descubre-como-reinventarte-para-mejorar-tu-situacion-laboral/

Tags: ,

Comments are closed.