Cómo aflorar el máximo potencial interno

De alto rendimiento se ha hablado durante años, se sigue hablando y no se parará de hablar mientras existan las empresas, pues todos queremos que las máquinas produzcan más y mejor.

 

Por ejemplo, en un coche en el que queremos aumentar su rendimiento mejoramos o cambiamos si hace falta: la electrónica, el peso, el diseño, la aerodinámica y modificamos todo aquello que creemos conveniente, o sea, hablamos de cosastangibles ; inventamos como bajar los costes y subir la productividad para tener mejores amortizaciones y hacer mucho más con menos coste. Pero cuando hablamos de personas introducimos una variable muy importante, diferente, no sólo hablamos de lo tangible que se ve, que se toca, sino de todo aquello que es intangible como son las emociones, los pensamientos, las palabras, los valores, la imaginación, los estímulos, las percepciones, la esperanza, las creencias, la coherencia, la sintonía, y un cúmulo de intangibles que no se ven con los ojos, que no se tocan con las manos pero que se sienten en el interior. Este cúmulo de intangibles es el combustible, la energía, la fuerza, la pasión o la ilusión para que cada una de las personas aflore su máximo potencial interno y aumente su rendimiento sin hacer un esfuerzo consciente.

 

Durante muchos años hemos formado a las personas a través de conocimientos externos como son las finanzas, la informática, la estadística, el liderazgo, el servicio, las leyes, la comunicación…, todo aquello que venía dado desde fuera para que entrara en nuestro cerebro. Cientos de escuelas, universidades, escuelas de negocio, masters, PDG’s, etc. nos han inculcado, grabado, sellado todo aquello que había que hacer, conocer, saber y entender para luego ponerlo, lo mejor posible, en acción para conseguir los mejores resultados.

 

El mundo ha cambiado, la forma en que necesitamos ha cambiado, lo que pedimos y como lo pedimos ha cambiado, nuestro entorno, nuestros gobiernos, la tecnología, las comunicaciones, los protocolos, los negocios han cambiado, por lo tanto, es coherente pensar que debemos cambiar nuestros paradigmas. Si cambiamos los paradigmas, nuestros pensamientos y formas de decir-actuar-trabajar cambiarán nuestros valores, por lo tanto cambiarán nuestros resultados y esto es nuestro destino.

 

En primer lugar, propongo NO trabajar de fuera a adentro creándonos circuitos impresos en nuestro cerebro, llámense hábitos para hacer lo que otras personas, profesores o gobiernos quieran que hagamos y empecemos a equilibrarnos, a ser coherentes para poder pensar, decir y hacer en la misma dirección coherentemente lo mismo. Pues como sabemos hay mucha gente que piensa una cosa, dice otra y hace algo completamente diferente.

 

Si quieres estar en este mundo del futuro que es hoy, debemos equilibrarnos, ser coherentes y tener el coraje de ser libres, de decidir, de soñar con aquello que haya decidido para visualizar lo que quiero conseguir, de sentir y emocionarme para tener ilusión y pasión por lo que quiero, de tener confianza en mí mismo, creer firmemente en mi deseo, no tener miedo y simplemente solucionar los problemas y obstáculos que me irán viniendo por el camino. Saber con quien me rodeo y saber pedir a todos ellos, incluido a mí mismo, de la forma correcta, en el modo adecuado y en el momento preciso, la ayuda necesaria encaminada a conseguir lo que he decidido obtener.

 

 

Y por último, siendo de bien nacido ser agradecido, crear una gran autoestima personal y a la gente que me ha ayudado a crecer y a conseguir lo quería, agradeciendo todo aquello que ha hecho por mí.

 

El cambio de paradigma que propongo es trabajar de dentro a afuera . Primero equilibrarnos, conocernos, escucharnos, hablarnos, creer en nosotros, saber qué buscamos y luego, ir a buscar fuera los Recursos Necesarios .

Señores, y esto es como un boomerang, cuanto más doy más recibo, y cuanto más sigo estos 6 pasos (decidir, visualizar, sentir, creer, pedir, agradecer) mejores son sus resultados, mejor está conmigo la gente que me rodea y más me ayudan.

Y en esta dirección es cuando consigo mi alto rendimiento

Gustavo Piera     http://www.rrhhmagazine.com/articulos.asp?id=965

Tags: , ,

Comments are closed.